Reflexiones sobre la autoestima
4 noviembre, 2016
Resiliencia, el renacer del sufrimiento en los niños
14 noviembre, 2016

¿Necesitan terapia los habitantes del pueblo de ‘Amanece que no es poco’?

www.unpaseoporlamente.com

¿Necesitan terapia los habitantes del pueblo de ‘Amanece que no es poco’?

El pueblo de ‘Amanece que no es poco’ no es nada convencional: nacen hombres en el bancal, a algunos les da por levitar y una soprano canta ópera en la taberna. Desde www.unpaseoporlamente.com hemos decidido indagar en las patologías, neurosis y mecanismos de defensa de los protagonistas del inolvidable clásico de José Luis Cuerda, en esta ocasión nos conquistaron estos últimos por su abundancia y por ser un hilo conductor inconsciente del guion.

Y es que, cuando “no aguantamos este sindiós”, el inconsciente pone en marcha mecanismos de defensa que hacen tolerable la realidad, tan potentes como el humor delirante y surrealista que despliega en todo su esplendor el señor Cuerda, dejándonos al margen de cualquier tipo de control racional en la visita a este pueblo de la sierra de Albacete.

Todos somos contingentes, pero los mecanismos de defensa son necesarios

Calabazas, se hace saber que los mecanismos de defensa son estrategias psicológicas para hacer frente a la “dura” realidad, son parte íntegra del funcionamiento psíquico de todo individuo y solo se consideran patológicos cuando “se abusa de ellos”. Haciendo un guiño al apellido del director, cuando las personas están cuerdas utilizan sus propios mecanismos de defensa que les permiten tener una vida “normalizada“. Existen muchos, destacamos los más llamativos de los que hacen gala, con más o menos cordura, algunos de los personajes de ‘Amanece que no es poco’.

 

teodoro

Quién: Teodoro.
Qué:
Formación reactiva. Lo usamos para evadirnos de situaciones que nos perturban o nos angustian. Consiste, someramente explicado, en hacer o decir lo contrario de lo que verdaderamente se siente. Así, alguien con un impulso homosexual puede repudiar a este colectivo, como sucede en otra grandiosa película, American Beauty. En Amanece que no es poco un claro ejemplo lo encontramos en el personaje de Antonio Resines con su “respetado” padre. Teodoro trata a su padre de modo absolutamente cuidadoso, con un tono medio, comprensivo hasta el extremo. Esto no sería llamativo si no fuese porque el amado padre, Jimmy, personaje interpretado por Luis Ciges, ha matado a su madre porque “era mala”. Ante la rabia y el deseo probable de la venganza, Teodoro realiza TODO lo contrario, convirtiendo su rabia en ternura y respeto.

 

Quién: Carmelo.
Qué: Disociación
. El pobre Carmelo, alcohólico, cornudo e impotente, casado con Gabriela, que dadas las faltas de su marido se acuesta con Ngé Ndomo, el negro catecúmeno del pueblo. Que no vea doble estando borracho, pero en cambio se desdoble, es una manera de afrontar la dureza de ser, por todos sabido, el cornudo impotente del pueblo.

La disociación consiste en una ruptura con la integración de la identidad, la memoria o la conciencia en la que ideas inaceptables son eliminadas de la autoimagen o percepción del entorno. Esta falta de integración de la personalidad le permite a Carmelo mantener la esperanza de recuperar a su mujer.

 

asamblea-de-mujeres

Quién: La Asamblea de Mujeres.
Qué: Proyección
. Una de las escenas más significativas para nosotros es la de la Asamblea de Mujeres. A modo de terapia de grupo, se reúnen para reírse e insultar a los hombres (que conste que son hombres que acuden voluntariamente) y también para asignar democráticamente los roles más incómodos a los vecinos para mantener el equilibrio y la funcionalidad. Y es que tiene que haber un “tonto del pueblo”, “adulteras”, “una puta”, “una monja”

Este mecanismo consiste en la atribución externa (a otras personas, animales o cosas) de pensamientos, conceptos (especialmente defectos), motivaciones, deseos, sentimientos o impulsos, que se desconocen o rechazan. De esta forma, la percepción de los demás queda deformada, y vemos en ellos “lo que no sabemos de nosotros mismos” o “lo que no queremos ser”, lo que permite la aceptación propia a nivel consciente. Ser la puta o el tonto del pueblo eran roles puestos en los demás para que ya hubiese alguien que desempeñase ese papel, así los demás pueden criticar esos defectos en esos personajes y no en ellos mismos.

 

pedro

Quién: Pedro.
Qué: Desplazamiento.
Queridos calabazas, esta escena es la protagonista de este mecanismo de defensa. Es uno de los mecanismos que más usamos todos. Pedro, el viejo labrador, liando un cigarrillo le dice a una calabaza de su huerto:

«Calabaza, se acaba un nuevo día y, como todas las tardes, quiero despedirme de ti. Quiero despedirme y darte las gracias una vez más por seguir con nosotros. Tú, que podías estar en la mesa de los ricos y de los poderosos, has elegido el humilde bancal de un pobre viejo para dar ejemplo al mundo. Yo no puedo olvidar que en los momentos más difíciles de mi vida, cuando mi hermana se quedó preñada del negro o cuando me caparon el hurón a mala leche, sólo tú prestabas oídos a mis quejas e iluminabas mi camino. Calabaza, yo te llevo en el corazón…».

El desplazamiento es el desvío de sentimientos emocionales (generalmente ira o amor) de su fuente original a un objeto sustituto. ¿A quién lleva el viejo labrador en su corazón? La sencillez y la veracidad de esta escena es una de las más definitorias de la película que nos hace a todos pensar en la soledad de la vejez.

Y esto… ¿Lo saben en Madrid?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*