20 marzo, 2017

El desarrollo de la autoestima en el niño: Sentirse Amado. Parte 1

Seguro que existen tantas definiciones de la felicidad como personas hay en el mundo, sin embargo, de todas las que he oído, la que más me convence es aquella que dice que ser feliz es estar satisfecho con uno mismo. Y esto es precisamente lo que vamos a ver en los próximos artículos: ¿cómo conseguir que nuestros niños estén satisfechos consigo mismos?...
13 febrero, 2017

La comunicación interior: cómo convivir mejor con nosotros mismos

Existe alguien con quien no paro de hablar continuamente. Sé que está siempre presente y la única manera que tengo de parar la conversación es distraerme con algo de fuera: puedo ver una película, leer un libro, pasar un rato con amigos (esto no siempre logra parar el discurso) y entonces siento que me distancio, que dejo por un tiempo de estar en comunicación con mi eterna compañera.Muchas de las veces, cuanto más la escucho, acabo con la cabeza a punto de estallar, pensando: madre mía, ¡es incansable! ¡Que alguien la pare!...
9 enero, 2017

¡Desde que mi hij@ está mal, estamos todos fatal!

Esta es una expresión frecuente que se oye en consulta de familias que llevan ya tiempo viviendo una situación complicada, especialmente si es un adolescente el que está mal y si su problema se manifiesta con enfados y discusiones en casa. A medida que pasa el tiempo y no se va solucionando la dificultad, lo natural es que ésta vaya ocupando cada vez más espacio y la tensión aumente y aumente, distanciando a los miembros de la familia. De esta manera, al problema original se le suma la difícil convivencia y ya no es una persona la que está mal sino que todo el grupo familiar está afectado. Habrá que buscar la forma de volver a una convivencia suficientemente buena para no dejar así que el problema crezca y poder mantener la ayuda a la persona que la está necesitando...
5 diciembre, 2016

Creciendo con las emociones: La Vergüenza

Siguiendo con la idea de que ninguna emoción es mala de por sí, sino que son guías que nos ayudan a comprender qué nos está ocurriendo y qué necesitamos hacer con ello *, hoy vamos a adentrarnos en otra de las emociones que más rechazo nos causa: la vergüenza. La vergüenza es tan poderosa que en cuestión de un milisegundo puede hacer que todo nuestro yo se tambalee, tengamos una sensación muy potente de turbación, de total invalidez y de indignidad. Es tan fuerte la sensación que la vivimos como una realidad, dando por seguro que los demás también nos ven así y que nos desprecian por ello. Lo único que queremos en ese momento es desaparecer...