La depresión infantil
19 diciembre, 2016
Embarazo y Salud Mental
2 enero, 2017

Ansiedad… de tenerte en mis brazos… Ansiedad… aunque estés en mis brazos…

www.unpaseoporlamente.com

Mucho se ha escrito sobre la ansiedad. Encontramos, entre otras fuentes, gran cantidad de bibliografía sobre la diferencia entre una ansiedad normal (ansiedad de tenerte en mis brazos), o un estado que dificulta nuestro día a día llamado ansiedad patológica (ansiedad aunque estés en mis brazos). También, encontramos fácilmente alusiones al aspecto clínico y por el otro al cotidiano y de la calle.

Cuando alguien nos dice tengo ansiedad, podemos concluir que se encuentra nervioso o inquieto, pero sin embargo existe una diferencia cualitativa y cuantitativa en el ámbito clínico. La conocida y romántica canción de amor del título de este post, habla más bien de un estado emocional asociado al estado de enamoramiento, cuando no estamos con el ser amado. El no poder dejar de pensar en esa persona, querer estar todo el tiempo posible con ella y el temor asociado a su perdida, se puede nombrar coloquialmente como un estado de ansiedad. Sin embargo, este estado, asociado a la sensación de estar enamorado, se percibe como algo positivo. La valoración que se hace del enamoramiento se suele acompañar de bienestar, optimismo y felicidad (siempre y cuando se trate de una situación de amor correspondido).

El ejemplo anterior de ansiedad tiene que ver con algo que se valora subjetivamente como positivo, curiosamente las sensaciones corporales son muy parecidas a la “ansiedad negativa”, sin embargo, la diferencia reside en la “explicación que damos a esas sensaciones”. Lo que quiero decir con esto, es que la ansiedad es una emoción derivada del miedo y la sorpresa, y que por lo tanto está presente en todos nosotros por lo que ante determinadas situaciones es considerada como normal, incluso deseable. No se puede sobrevivir sin miedo, ya que haríamos cosas que pondrían en riesgo nuestra salud continuamente. Además, el miedo nos ayuda a reaccionar de manera competente en determinadas situaciones como puede ser una exposición, un examen o una competición. Del mismo modo, la sorpresa informa de que algo distinto y no esperable ha sucedido en el entorno y debemos reaccionar ante ello.
Si, la ansiedad, como otras emociones, se ha convertido en un término coloquial. Sin embargo, cuando la ansiedad se manifiesta en un problema clínico, se trata de uno de los mayores males de nuestra sociedad actual. Uno de los últimos informes de la OMS afirma que una de cada diez personas en el mundo sufren fuerte ansiedad (una de cuatro en España).
¿Qué diferencia existe entre una ansiedad llamada “normal” y otra patológica?, ¿Cómo se manifiesta la ansiedad patológica?, ¿cuándo deberemos consultar a un profesional?.

Sé que todas estas cuestiones se han tratado mucho, sin embargo, quisiera dar un punto de vista diferente: La ansiedad tiene muchas caras.
Comprar más de lo que se necesita y de forma compulsiva, el descontrol con la comida, el enfado indiscriminado, correr de un lado a otro y la desorganización… son algunos ejemplos de manifestaciones de ansiedad.
Como decimos muchas veces los clínicos, lo que diferencia a una patología de la normalidad, no es la presencia o ausencia de un comportamiento, si no las proporciones. ¿Se ha normalizado la ansiedad? Vemos mucha gente corriendo, comprando impulsivamente, con más kilos de los que deberían y gritando tras sus ventanillas del coche. Es como si ese estado de “malestar” fuera tan habitual que el criterio de normalidad se instalase, solo porque el que está a mi lado esta “peor que yo”. Hay ansiedad por todos lados.

watch-1829852_640Este comentario es la esencia de lo que me gustaría explicar en este post. Que haya ansiedad por todos los lados, nos puede hacer pensar que determinado grado de ansiedad es normal cuando NO LO ES. Inclusive, nos puede hacer pensar que cuando estamos ansiosos, tampoco es para tanto, ya que total: “siempre estamos así…” y nos hemos acostumbrado a estar mal…. Una cuestión es que determinado grado de activación sea algo necesario en algunas situaciones y otra muy distinta que existe un estilo de afrontamiento ansioso y se esté normalizando.
El peligro de esto es que algo que dificulta nuestro día a día no sea tratado. Es como si a diario llevásemos una mochila que pesara más la cuenta. Como si fuéramos a dando estuviéramos cargados de bolsas que lo hacen todo mucho más difícil: coger el metro, bajar al parking, ir al supermercado… con 3 bolsas en cada brazo, una mochila a la espalda, el paraguas…

Podría decirse que a más bultos más ansiedad, podría por tanto decirse que con ansiedad TODO CUESTA MÁS.
Estar cargado es una metáfora muy útil de la ansiedad para el lector y para que se entienda hasta qué punto podemos dar por hecho o normalizar que tenemos que sentirnos incomodos y pesados sin hacer nada para solucionarlo.
He escuchado a algunos pacientes expresar lo siguiente: “no pensaba que este estado era posible”, “estaba tan acostumbrado a sentirme mal que lo normalice”, “ah! ¿Qué…? ¿esto es lo normal?, ¿Sentirse tan tranquilo es lo normal?” Sí, es tiene que ser lo normal, contesto yo. Lo que es esporádico es la ansiedad.
Pensemos con cuantas bolsas nos sentimos, pensemos cuantas bolsas necesitamos y pensemos como queremos sentirnos. Estar ansioso no debe ser la regla sino la excepción. Merece la pena sentirse mejor.

2 Comentarios

  1. jaima dice:

    Padezco ansiedad hace años y lo he intentado todo estoy desesperado. Intento tomarme las cosas con calma pero ne supera.¿que puedo hacer?

    • un paseo por la mente un paseo por la mente dice:

      Estimado amigo. Es aconsejable para reducir la ansiedad o mitigarla en la medida de lo posible, llevar un estilo de vida sano y relajado, comiendo de manera saludable y practicando deporte y ejercicios de relajación. Por otra parte si la ansiedad se ha convertido en algo estable en el tiempo no estaría de más consultar a un profesional que pueda ayudarte. Recuerda que también puedes encontrar consejos de utilidad en este blog y seguirnos en facebook ,esperamos que nuestras publicaciones sean útiles para ti.
      Un saludo y gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*